Connect with us

Hi, what are you looking for?

opinion

Abolir la “voz femenina”

La semana pasada me entrevistaron para el programa Bike and Roll insertado en la parrilla de Radio La Calle de la ciudad de Quito y me pidieron cuatro temas para pincharlos en directo. Mi elección fue rápida, las cuatro bandas estaban formadas por mujeres. Siempre me queda la duda de si estaré eligiendo acertadamente, podré ofender a alguien o suscitar esa desidia masculina que enarbola el calificativo “feminazi” o “imparcial” cuando todo lo que escribimos lo escribimos sobre mujeres.

En ningún momento sentí juicio alguno por mi elección, es más, el presentador del programa no dijo nunca eso de: «vamos a pinchar a un grupo femenino», «ahora escuchamos a una banda con voz femenina».

A veces siento que el feminismo avanza pero hay pequeños rincones en la sociedad que todavía hay que limpiar y siguen haciendo mucho daño a la causa. ¿Cuándo se dice «vamos a escuchar una banda con voz masculina»?

Podemos equilibrar parcialmente este discurso cuando nos referimos a las «boys bands», bandas integradas totalmente por chicos pero este calificativo se usa un determinados géneros, normalmente de carácter comercial. Entonces cuando esgrimimos el concepto «girls bands» unimos este concepto a estos mismos géneros mercantilistas.

Son muchos y muchas las profesionales que aún programando música hecha por mujeres (que ya es un avance) la siguen etiquetando como bandas «femeninas», «bandas con voz femenina», «bandas mixtas» y esto crea una brecha imaginaria y social sobre la posición que ocupamos las mujeres en la música y en el estrato público en general. Somos lo exótico, la anormalidad.

Acudiendo a la lógica más natural, lo normal sería no decir nada cuando hablamos de bandas ya sean de hombres, de mujeres o mixtas (¿llevarán jamón y queso?). Lo normal sería no aplicar ninguna etiqueta porque ya estás marcando “cualitativamente” algo que es natural por su simple razón de ser.

“Cualitativamente”, si. Me gustaría recordar que hasta 2014, la RAE exponía como sexta acepción de la palabra “femenino”  el significado “débil o endeble”. Por el contrario,  la tercera definición de la palabra “masculino” aparecían los conceptos “varonil” y “enérgico”. Tan solo hace siete años. Lo mismo sucede con las acepciones de la palabra “sexo” en las que hasta dicho año, incluso habiendo sido reformada en 2001 y con varias enmiendas, el “sexo débil” seguíamos siendo la totalidad de las mujeres.

Esto, año tras año y siglo a siglo ha creado una creencia de que las mujeres somos peores y menos capaces que los hombres en cualquier cosa que hagamos. Y también en la música.

Todavía queda mucha plancha. Todavía sigue habiendo un gran porcentaje de la sociedad que piensa que la música no es machista. Es necesario en la labor de una comunicadora, un comunicador y de la sociedad en general saber usar bien las palabras para representar acertadamente y sin sesgo la realidad. Y la realidad es que las mujeres también son música, no son una “voz femenina” que adorna a una banda.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ÚLTIMAS NOTICIAS

Entrevistas

Charlo con el duo italo-finés Murina que está presentando su Ep `Wave the Brain´ y me cuentan la historia de la banda, influencias y...

opinion

La semana pasada me entrevistaron para el programa Bike and Roll insertado en la parrilla de Radio La Calle de la ciudad de Quito...

Noticias

El duo italo-finés Murina debuta con el Ep en 7″ `Wave the brain´ editado con sellos de Barcelona, Francia y Polonia Murina lanza su...

Advertisement

AÚN MÁS CONTENIDO: