Aviso al Vaticano: Rat-Zinger cumple 10 años de punk y descontrol

Empezemos por el final. Después de haber presenciado desde las entrañas el concierto de X Aniversario de Rat-Zinger, puedo asegurar que la banda está en un momento prometedor de su carrera y como el buen jugo de sulfitos, con los años, mejorarán. Una década les ha servido para reventar salas, para afianzar a más de 20.000 seguidores en redes sociales y en solo diez años se han convertido en un referente en el punk hxc nacional.

El del sábado 16 de noviembre fue un concierto único en el que las Ratas aprovecharon para tirar de colaboraciones, disparar torpedos en forma de canciones y dejarlo todo grabado. Como banda invitada, lxs antiespecistas Shöck se dejaron la piel en las tablas. Una combinación acertada.

Shöck

Cuando entramos por la puerta de la sala el minutero desapareció y nos dejamos llevar por la distorsión y la rebeldía. Normalmente, en los conciertos que organiza la sala suceden con normalidad y respetando las reglas pero desde que Shöck salió a escena, las escaleras que separan el escenario del público se empezaron a llenar de gente y la noche prometía. La sala abrió arriba un espacio complementario ante un sold out tan abrumador.

La banda antiespecista estaba preparada y abrieron la noche con “Vértigo” y uno tras otro fueron encajando cada tema sin ningún pudor. El vocalista de Rat-Zinger, Podri, acompañó en uno de los temas a la joven banda y se notó la familiaridad enre ellxs. Nando, el nuevo guitarrista desde marzo de este año ya ha pillado el flow de la banda y todxs encajan bastante bien tanto en sonido como en puesta en escena. Cuando tocaron “No son dos” me reafirmé en que el mensaje animalista de esta banda es absolutamente necesario.


Vitxo cargaba un bajo elegante para marcar la línea de los grabes con una presencia espectacular y Richi a la batería encajó los beats con rapidez y potencia. Esta banda es una mezcla del sonido de The Baboom Show y Amyl and the Sniffers. Micky sabe moverse en el escenario su compenetración con el público rompió el hielo desde el primer tono. Tocaron “Devadasi” y “La fábrica de lxs suicidas” con coros del público y ovaciones a una banda que le queda mucho camino. Esperamos impacientes sus próximos trabajos.

Rat-Zinger

Llegó el descanso y la sala estaba muy revuelta. Las drogas que se suelen consumir en el baño se pintaban en las escaleras del escenario y la birra pasaba de mano en mano y de boca en boca. Lxs hijxs bastardxs del papa de Roma tienen un público muy fiel que reincide concierto tras concierto y se queda absorto en primera fila como si al ver a lxs Rat-Zinger no hubiera nada más en la tierra.

La banda acaba de sacar el segundo volumen del recopilatorio “No habrá piedad para nadie” por lo que el público acompañó a voz en grito. El pogo fue uno de los más extraños que he visto. Hubo fuerza y pasión pero una trinchera de punkis encaramados en la escalera más cercana a la banda resistió y resistió.

Vimos momentazos y muchas colaboraciones. En “No hay mañana”, homenajearon al bajista de M.C.D Neil O´Keefe y otrxs compañerxs fallecidxs. Dieguillo y Rioja de Quemando Ruedas salieron imparables en “Dios salve a Ronnie Biggs” con gritos incendiarios en “Muerte al violador” por parte de todas las pavas que había en la sala. Una imagen que se me quedará impregnada fue la cantidad de mujeres que hacían más ruido y metían más caña que cualquiera. Algo está cambiando.

Podri y Giuseppe (Kaos Urbano)

En “Voy a ser un malnacido” salieron Giuseppe y Peke de Kaos Urbano comiéndose el escenario y provocando que la trinchera delantera se hiciera más grande y fornida. El buen rollo de lxs músicos fue palpable. Entre riff y riff, Javi Puñales dejaba ver una sonrisa inabarcable, Pinky estuvo en su salsa y manejó el bajo con la soltura que le caracteriza. Podri no admite desafines y roturas de tono en la voz y Xavi Aira, aunque más oculto que de costumbre, petardeó los blast beasts sin fallo.

El Resurrection Fest no es el único evento de sonidos distorsionados que aúpa a gente en silla de ruedas, en el décimo aniversario de Rat-Zinger contamos como mínimo dos personas sin movilidad que aparentemente lo dieron todo como cualquiera.

Rat- Zinger tiene una escenografía muy cuidada y no dejan detalle al aire. Sin desconectar a penas, tocaron los temas “Unete al terror” y “Amén” con sotanas que dieron bastante juego con los ventiladores del escenario. Cuando tocaron “Ley” con Titus de Radical Hardcore la barrera escénica se difuminó y cualquiera pudo subir al escenario a lo que los músicos no hicieron ningún feo. En la recta final del concierto subió Txiki, el guitarrista de los Gatillazo a tocar punteos de infarto en “Rocknroll para hijos de Perra” y creo recordar que en “¿Tenéis speed?”.

Puñales y Pinky con Txiki (Gatillazo)

Nada más que añadir. Bueno si. Que terminaron con «9mm» y la audiencia enfervorecida. La cueva de las Ratas ardió durante unas horas y a través de 25 temas con un buen rollo brutal y sin ningún incidente. Deberían considerar a los conciertos de punk de interés cultural en cualquier ciudad. Rat-Zinger han celebrado sus diez años con mucha fuerza y dejando claro que saben lo que quieren. Preparaos para veinticinco más.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here