Homilía del metal

El Altar del Holocausto bendijo el viernes 7 de junio la sala Satélite T de la ribera de Deusto (Bilbao) con un encuentro consagrado entre riffs melódicos, túnicas, coronas de espino y cadencias post metaleras.

Al entrar en el local, un cartel advertía silencio para sentir el sacro encuentro desde el intestino y también les dio un plus temático gracias a su puesta en escena. En el interior, un power trío vestido con túnicas de penitentes inmaculadas amarrados a sus instrumentos. Como para decir algo.

La solemnidad se hizo presente en el primer volumen de su `IT´ Tour y el público incluso mandó callar a quién osara a perturbar el silenció que marcó el concierto. Escuchamos los temas que enmarcan el santo concepto del espíritu santo al que está dedicado este último disco y para entendernos, tocaron “Again I say to you…”, “Lucas I” y por supuesto “From the heart of Jesus…” y “Love your enemies…” . Las hermanas y los hermanos allí reunidos captamos cada acorde parece ser que desde la coronilla pues no dejamos de sacudir la cabeza en cada tema.

Desde el bajo, Skybite rompió el silencio verbal para animar al público, explicar y agradecer lo que le parecía oportuno y la imagen se volvía exquisita e inquietante cuando volvían a coger los instrumentos. En la batería, Reaper Model marcaba con movimientos grandilocuentes cada línea percutiva que marcaba y alimentó muchísimo el espectáculo. El poder de la guitarra no sabemos si lo asumió Reverb Myles o Weasel Joe pero fue una autentica pasada vele empuñar el mástil con esa determinación.

Coronaron el sacro encuentro con “El que es bueno…” y dejaron el listón salmantino bastante alto. El escenario de la sala había cambiado de sitio, el público quedó más recogido y las columnas arquitectónicas dificultaban la visión (por poner alguna pega) pero en general, la sensación de satisfacción instrumental me invadió cuando les vi saliendo a marcarse un bis, aunque nadie lo pidiera (el público bilbaíno, que es vergonzoso). Para terminar escuchamos “Ego Sum Via Veritas Et Vita” y acto seguido, el altar del merchandising se llenó de curiosas y curiosos para adquirir su reliquia. Eso es notaza.

(Para mi esta es la mejor foto)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here